Mujer cree estar embarazada, pero lo que “da a luz” en el baño impacta a todo mundo.

Aunque ser padre no es un rol nada fácil, Lauren Knowles de 27 años estaba muy entusiasmada y feliz cuando quedó embarazada por segunda vez.

Tenía una gran labor con su primer hijo pero ella y su esposo deseaban que la familia fuera más grande.

Después de siete semanas y un resultado positivo en el test de embarazo, una terrible verdad salió a la luz.

La mujer de Escocia comenzó a sentirse muy mal, incluso, presentó un fuerte sangrado que no podía parar. Rápidamente decidió trasladarse al hospital en donde le practicaron diversos estudios y una ecografía que reveló a los médicos una lamentable noticia que cambiaría su vida.

Los médicos informaron que Lauren no estaba embarazada, en realidad lo que estaba dentro de ella y que incluso se movía era un ¨embarazo molar¨, es decir, era el resultado de un error genético durante el proceso de fertilización que conduce al crecimiento de tejido anormal dentro del útero y por ende, en la ¨concepción¨ se crea una masa creciente de quistes, lamentablemente en el caso de Lauren estos eran malignos.

¨No podía asimilar que en lugar de un bebé dentro de mí estuviera creciendo un tumor cancerígeno y con el mismo tipo de hormonas, era por esa razón que el test de embarazo había dado positivo¨, comentó Lauren.

Los médicos decidieron actuar rápidamente quitando primero los tejidos cancerígenos, además, Lauren se tuvo que someter a la quimioterapia, misma que provocó que perdiera todo su cabello. Pero lo peor estaba por venir pues los expertos se dieron cuenta de que el tumor continuaba creciendo de una manera muy alarmante.

Un día Lauren se quedó sola en casa un momento mientras su esposo había ido con su hijo a comprar unos medicamentos, entonces comenzó a sentir unos dolores horribles en su vientre acompañados de calambres, se dirigió al baño y ocurrió lo que nunca hubiese imaginado: dio a luz a una masa tumoral, en el baño de su casa y estando totalmente sola.

Lauren comentó que la masa tenía el mismo tamaño que un feto de 17 semanas, así de grande era el tumor que tenía. Cuando lo expulsó confiesa que sintió un alivio y con el estricto tratamiento que llegaba, su mal estaba por finalizar.

Después de un tiempo, los médicos aconsejaron a Lauren esperar al menos un año para volverse a embarazar pero ella deseaba intentarlo nuevamente, sin embargo, sabía que por su familia debía cuidar su salud y al término de un año, estaba en la dulce espera. Actualmente su bebé tiene 11 meses de edad, por fin su deseo de tener una familia más grande se ha cumplido.

A pesar de desear con todo su corazón este embarazo, Lauren confiesa que no lo disfrutó mucho pues estaba aterrada de que volviera a ocurrirle lo mismo, por fortuna eso no fue así y cuando ella y su esposo Trent miraron la primera ecografía, no pudieron contener las lágrimas, sobre todo al escuchar el latir del corazoncito de su bebé.

Indi nació por cesárea cinco semanas antes de lo previsto pero por fortuna nació sana. La familia no puede sentirse más feliz de que por fin haya salido el sol para ellos. Ahora se han mudado a Perth, Australia.

Lauren ha decidido compartir su historia para dar esperanza a todas aquellas personas que están pasando por algo terrible, pues dice que con fe, lo imposible puede volverse posible. ¿Tú qué opinas?

Les deseamos toda la felicidad y dicha a la familia. No cabe duda de que Lauren es una mujer muy fuerte que supo enfrentar sus amargas experiencias.

Fuente consultada: Fxnews

(Visited 5 times, 1 visits today)